10.29.2008

soliiiita

Ya casi termina octubre, me gustó el mes, aunque termina con un frío del frijolín mayor, jajaja pero muy bien... Me hubiera gustado avanzar más con la tesis, pero bueno, ya será en noviembre donde meteré cuarta o quinta para terminar todo una semana antes del 28 de noviembre...
Hoy fuimos a correr, al regreso tomé un trole, me di cuenta que el microbusero de ida me había cobrado 4 pesos o se le olvidó darme un peso más de cambio y yo por mensa no me di cuenta!!! chale...
En fin, tomé el trole, lo vimos de lejos y Manolo dijo, va solito, vas... Pues le levanté la mano (siempre se me ha hecho interesante esa forma de parar a los medios de transporte, levantar la mano, cerrar el puño y levantar el dedo índice como si quisieras decir lléveme para allá!) y como que no se paró, pero unos metros adelante se frenó, me acerqué a su puerta, estaba dispuesto a tocar su puerta para que la abriera cuando la abrió y me dije a mi misma, qué desesperadita resultaste este día... El chofer me dijo, nena voy a división, no llego a taxqueña... le dije, sí no hay problema...
Entré al trole vacío, y me senté del lado de la sombrita, no sé por qué??? supongo que por mensa... Pensé que en la mega se subiría gente, naaada, ni en carrillo puerto, ni en pacífico...
Mientras estaba sentada en un trole vacío veía el suelo, el techo, las bancas, y pensaba, cómo es posible que de repente en una ciudad de 20 millones de habitantes, un trole para 94 personas sólo lleve una... Tenía frío, entendí por qué no me había sentado del lado del sol, porque sol y multitud como lata de atún no me gustan, por costumbre fui a buscar el lugar fresco y cerca de la salida... pero bueno, ahora tenía frío, ni calor del sol, ni calor humano, y un chiflón que entraba por las puertas medio abiertas, medio rotas del trole... Una escena como para un día gris, o una noche, incluso un atardecer frío... No para las 11 de la mañana...

4 comments:

5inister said...

A mí me haría sentir especial encontrar un trole, micro, metro o avenida vacio(a).

Cuando me ha pasado más bien me da miedo que me asalten.

Manolo said...

ea
cuánto lujo.. todo el trole pa ti solita.. ni te debió haber cobrado

besos

Javiere said...

cuando comencé a leer pensé en seguida que ésto había tenido lugar en la noche!!! Me he subido alguna vez a un camión o incluso al metro vacío, de verdad lo disfruto, me gustan esos espacios vacíos. Saludos.

El Beetho said...

Qué cosas! Es super chido eso. Desde que mi horario en la universidad -y la universidad a la que voy también- cambio, eso me pasaba de vez en cuando cuando iba de regreso a casa. Cuando me baja del rtp hasta sentía que el chofer -u operador- era mi amigo. Como si me agradeciera por haberle hecho compañía. En el trole me llegó a pasar varias veces. Extraño ir de Xicotencatl a Taxqueña y viceversa.