3.07.2009

esos viajecitos

Hoy salí temprano hacia Taxqueña, había mucho tráfico así que agarré un micro, iba lleno y apestoso, de verdad olía a una extraña mezcla de basura orgánica, como cuando pasas afuera de la zona de verduras en los mercados y que con el sol se pudren y apestan. Pero bueno, lo peor fue aguantar ese olor tanto tiempo, porque nadamás no avanzaba ni un centímetro por minuto.
Llegué a Taxqueña y estaba lleno, yo no entiendo por qué, no es puente ni nada, pero lleno... Total que conseguí boleto para una hora después... Me la pasé viendo a la gente que pasaba por ahí, contando cuántas personas iban vestidas de rojo o de azul.
Luego subi al autobús, me tocó el número 17, del lado del sol, no me agradó mucho la idea, pero dije, bueno, una hora la aguanto. Maaaala idea... El viaje duró 3 horas, pasamos 1 hora y 40 minutos en tlalpan, sin avanzar absolútamente nada.
Pero bueno, salió una narración. Resulta que al lado mio se sentó un viejito, pero enooorme, le calculé 1.85-1.90 de altura, también bastante ancho porque ocupó parte de mi asiento. Y poco después de haberse sentado, un señor que iba sentado en los asientos de al lado lo saludó, diciéndole coach!!!???
El viejito lo volteó a ver, y le dijo, sí soy yo, tu quién eres?
señor: no creo que se acuerde de mi, soy de las águilas, del 85, jugaba de guardia, usted nos entrenaba en el desierto de los leones, no era el entrenador principal, sólo era para la condición física... se acuerda?
viejito: si si, recuerdo el desierto de los leones, a ver, recuérdeme más?
Se pusieron a hablar por un buen rato, que si los entrenamientos, que si el calentamiento.
señor: pues yo tengo el libro de jugadas que usted escribió, cuando todavía eramos buenos en el americano.
viejito: uy, si lo hubieras traído te lo firmaba, a qué te dedicas hijo?
s: soy vendedor de bienes raíces, vivo en cuernavaca y vine a ofrecer un terreno.
v: ah, cuántos años tienes? Yo ya tengo 75, cómo ves?
s: yo tengo 43, y usted se ve muy bien, parece más joven. De hecho lo reconocí por su altura y tamaño de espalda, no ha cambiado absolutamente nada
v: es que todavía me ejercito, hoy voy a visitar a mi esposa y seguramente me dirá que ya no debo de hacer tantas pesas. Pero no le puedo hacer caso si me sigo sintiendo muy bien.
s: pues sí, no se ve nada mal. Hasta envidia me da, yo con mis lonjotas aguadas, jajaja. La buena vida.
v:pues no sé si tan buena hijo, la grasa no es buena, creo que tienes que leer mi libro otra vez para cambiar esa idea de tu cabeza.
s: bueno, sí, tal vez, tal vez deberíamos de escribir un libro juntos
v: sueñas demasiado hijo, ya deja que vea la película y gusto en verte otra vez
s: el gusto fue mio, perdón por molestarlo

El resto del viaje, el viejito estuvo haciendo jugadas en un tablerito, el señor intentaba ver, pero el viejito ya estaba bastante molesto con él y trataba de que no se vieran sus jugadas, tanto que frecuentemente me daba codazos para proteger/esconder su tablero.
Definitivamente fue un viaje muy cansado, muy aburrido y demasiado molesto porque me sentía complétamente apachurrada en mi asiento, pero además, justo cuando me empecé a dormir, empezó la película de las tortugas ninja a tooodo volumen... horrible... pero ni modo.
Al llegar, el viejito se tardó fácil 5 minutos para pararse, no me pareció la mejor condición físisca ni mucho menos. Se me quedó viendo muy feo y me dijo, si tanto te molestaba mi compañía por qué no te cambiaste de lugar?
Yo ni dije nada, simplemente salí, no entendí por qué me dijo eso... pero me dije, demencia senil, jajajaja.
Ahora estoy en Cuernavaca, sufriendo el calor y ayudando mucho en mi casa, estoy cansada y tengo sueño, pero tengo que seguir trabajando

3 comments:

anais said...

de segurito de dijo eso por la miradota que le echaste jajaja...
estoy un poco nublada de la mente para opinar más pero a mi no me sonó tan aburrido tu trayecto jajaja

abrazos

Sr.X. said...

La gente anda muy loca ultimamente...pinche crisis.

Je.

Manolo said...

Le hubieras dicho:
si tanto le molestaba a usted, se hubiera cambiado de lugar, además sus jugadas están rechafas jejeje
che viejito
esa no es actitud de viejito, seguro ni hacía, pura demencia


besos