3.22.2009

de los por qués


Nunca me ha gustado el color rosa.. Creo que en algún lugar ya mencioné que en parte fue por una medicina para la bronquitis... Pero hay muchas razones.
Ayer que estaba leyendo las noticias vi que encontraron un elefante rosa. Sí sí, ¡¡¡¡rosa!!!!
Inmediatamente recordé uno de los primeros libros que tuve... llamado "rosa caramelo"... Básicamente un cuento sobre igualdad de género, sobre una elefanta que no había salido de color rosa, sus papás estaban preocupados por su color gris como el de los elefantes macho, entonces le daban de comer más flores petunias y anémonas para que se pusiera rosa pero nanais... así que un día, viendo a los machos jugando en el lodo y comiendo cosas más ricas dijo, pues ya, nunca voy a ser rosa, entonces me divertiré igual que los demás... las otras elefantas (rosas) morían de envidia, hasta que un día decidieron dejar de hacerse mensas y también ¡chapuzón al lodo! Entonces todas y todos enlodados dejaron de ser diferentes... tan tan..
Ah bueno, pero la razón por la cual hizo que me gustara mucho menos el rosa era por las otras elefantas mamonas rosas, que siempre trataban mal a la protagonista de la historia...
Entonces pues el rosa hasta la fecha sólo lo uso cuando viene discretamente entre otros colores, digamos rojos, naranjas, amarillos, ¡pero de verdad tengo problemas con el rosa! Seguro hay más razones escondidas, habrá que desenterrarlas.

3 comments:

Karla V said...

a mi tampoco me gustaba el rosa, se me hacía el color más soso, cursi y mamón... hasta que empecé a usarlo en el pelo!

ahora no es que sea mi favorito, pero me gusta combinado con negro :)


saludos y abrazos de todos los colores, Analines!!

Ale Morando said...

Suele pasar que uno tiene sus razones muy válidas para que no te guste cierto color. Ahora entiendo mejor por qué no te late el rosa.

En mi caso no tengo así como un color que deteste pero casi no uso amarillo, a menos que esté combinado con algo porque me recuerda a los Pollos del América y cuánto me cae gordo el equipo jajajaj

Saludos y un abrazote, a ver qué dia nos podemos ver para comer por aca por mi rumbo trabajeril

Manolo said...

jejeje, lo sacaron de tu cuento, yo lo vi yo lo vi
estaba bien chistoso


besos