12.31.2008

último día de diciembre

Estoy en Cuernavaca de nuevo, en la locura de la cena de año nuevo... como que no tengo ganas de hacer nada... pero bueno, a ver si al rato me entra la emoción...
El viaje de venida estuvo gacho, creo que por eso no tengo tanto antojo.
Llegué temprano a la estación, en la pantalla decía el andén donde estaría el autobús... me formé ahí, llegó el señor que recibía los boletos, se lo entregué y me dijo, no, este camión es el de las 8:40... a lo cual contesté, bueno, pero entonces están mal los datos en la pantalla. Unos segundos después llegó una señora preguntando por el camión de las 8:50, el señor le dijo, es en el andén 2, pero inmediatamente después se burló de la señora acompañado de la señorita que estaría en el autobús donde yo iría... empezó a decirle: cómo es estúpida la gente!!! qué no ven? por más mal que estén las pantallas, es obvio no? además siempre son viejas idiotas!
Luego soltaron varias risitas burlonas lo cual me puso de malas.
Entré al autobús, no pude dormirme porque el sonido de la película estaba altísimo. Fui a decirle al chofer, y el muy maldito me dijo, "pues póngase sus audífonos, no le voy a bajar!"
Ya ni dije nada, me enojé mucho y me regresé a mi asiento...
A 15 minutos de llegar a Cuernavaca, un niño que iba sentado un poco más atrás, gritó: Mamá quiero vomitar!
la mamá contestó: No es cierto, ya vamos a llegar
niño: si si, quiero vomitar, me siento mal, de verdad
mamá: que no!
Y de repente pum!!! sonido estridente!
Empezó a vomitar y vomitar y vomitar, parecía película de comilona donde los gordos del concurso de hot dogs o hamburguesas comienzan a vomitar sobre el público...
Una señorita que iba enfrente de donde estaba el niño recibió un poco de la desagradable vomitada... el camión comenzó a apestar, horrible!
La señorita, encargada no fue capaz de moverse, la gente murmuraba, muchos se cambiaron de lugar y yo cada vez me sentía más mal, mareada, asqueada y a punto de que me ocurriera lo mismo...
En cuanto llegamos me levanté, y cuando abrieron la puerta salí disparada del camión...
Qué horror! maldita mamá del niño que no le dio una bolsa o corrieron al baño, y maldita señorita encargada que no hizo algo!
En fin... a seguir cocinando y desesperándome con las diversas cosas que ocurren aquí....
Y perdón por narrar algo asqueroso jajaja..
Feliz año nuevo!

2 comments:

Manolo said...

méndigo chamaco

repito...
espíritu navideño mis polainas

yo no se que haría.. creo que también aventaría la guacara, es horrible ese olor...
no se cómo le hizo dr. House en aquel capítulo donde prueba la guacara de un paciente para ver no se que cosa. Loooco


besos

anais said...

guácalaaaaaaaa


a mi ya me ha pasado eso
muchas veces
y enseguida jajajaja

como viajaba cada año varias veces por la sierra de durango

no faltan los jotos vomitones

y lo siento
pero no encuentro otro termino

jotos vomitones

es que se oye bien padre jajaja

y acalaro que no tengo nada en contra de los homosexuales ni del vómito.

Pero no aguantar las vueltas de la sierra, O NO TOMARSE UN DRAMAMINE, eso... es jotear jajajaj


saludos