12.17.2008

estrellitas por las ventanas

Cuando era chiquita y nos mudamos a Cuernavaca íbamos seguido al DF, nuestro viaje de fin de semana incluía carreritas en CU afuera del espacio escultórico, escalar los tríangulos del espacio escultórico, meterme a jugar por horas en las piedras, luego íbamos a comer a un restaurante en coyoacán el que yo decía que era de los leones y donde pedía espagueti con crema y mi mamá me regañaba porque decía que era lo más sencillo que había... pero mientras yo sólo veía e imaginaba estar comiendo junto a los leones que tenían en los tapices colgados en las paredes... en la selva, mi espagueti en áfrica...
luego al cine, o algún museo y el camino de regreso a Cuernavaca, en la noche. Me acostaba en el asiento trasero, escuchaba las discusiones políticas de mis papás y veía hacia afuera, abría grandes grandes mis ojos para ver durante todo el camino las estrellas... me encantaba ver las ramas de los árboles atravezando el cielo, me imaginaba que las estrellas me estaban viendo a mi acostada en el asiento trasero del carro mientras mis papás divagaban...
Hoy viajé a Cuernavaca por la noche, sentí raro, pocas veces lo hago y siempre me viene ese recuerdo a la mente... Para mi fortuna me tocó el asiento de al lado vacío, así que me recosté y fui viendo todo el camino las estrellas... pensando en qué podrán estar haciendo por allá, en esas estrellas... y pensando otra vez en los árboles, el cielo negro, las estrellas y la luna escondida...

4 comments:

Manolo said...

Cuando hacíamos aquellos largos viajes por carretera en la camioneta de mi papá, normalmente iba el asiento trasero vacío, mi hermano y yo teníamos todo libre, pero no.
Nos sentábamos justo en el espacio entre el asiento y la ventana, o sea, donde no había asiento. Yo del derecho, el izquierdo. Desde ahí veíamos mejor la carretera y cuando oscurecía, las estrellas.

besos

anais said...

yo también viajé anoche en autobús, pero platicando con mi madre... que nuestras vacaciones estén padressss....

jajaja eso último fue un deseo, tu me entiendes, yo no me entiendo... jajaja

ciaooo!!!!

hablamos prontito

Sr.X. said...

Me gusta viajar de noche, es lo que más me gusta despues de la música y mi novia (je). Y tambien amo las estrellas, sobre todo a altas horas de la madrugada. Gracias, me hiciste animarme a salir de la capital un rato.

Paz.

Andrés said...

yo últimamente como saco a mi perro a que haga lo suyo a las 12 antes de dormirme veo las estrellas mientras mi perro hornea, hace mucho que no volteaba tanto tiempo al cielo, desde mi casa a pesar de ser ciudad y de ser la ciudad de México se ve bastante bien.

De carreteras recuerdo cuando regresando de puebla cuando tenia como 16 años y tenia la segunda peor cruda de mi vida vi ovnis.