5.03.2009

un viaje express a Monterrey

Pues sí, hace una semana venía regresando de Monterrey, uno de esos viajes express y de decisión apresurada (lo cual creo que ya conté)
Justo salí el viernes donde lo de la influenza se puso más rudo, mi avión no salía tan temprano, pero con eso de que no tenían clases los niños, entonces evidentemente llegué en un dos por tres al aeropuerto. Así que desde las 7 estaba ahí, dando vueltas a lo menso en el aeropuerto, buscando cajero, viendo la librería y pues ya, después me fui a la sala de espera, en donde empezó el pánico total, toda la gente viéndose, analizándose, si alguien tosía o estornudaba todos salían corriendo de ese lugar... Y empezaron los anuncios por micrófono "estamos ante un nuevo virus en la ciudad de México, si usted siente los siguientes síntomas (bla bla bla) por favor cancele su vuelo y diríjase al servicio médico o con su doctor de confianza" Así hasta las 10:30. Antes de subir al avión nos hicieron preguntas a todos los pasajeros, que si sentíamos alguno de los síntomas... pasé rápido y me senté, tenía muchísimo sueño pero también quería leer mi libro. El avión salió puntual y en una hora y cachito ya estábamos en Monterrey. Me dormí como 20 minutos, lo cual fue muy bueno.
Llegando a Monterrey pregunté sobre el regreso, porque regresaría con Mamu, la señorita que al principio disque no me entendía y me preguntó que si venía del df donde estaba la epidemia, le dije que sí, venía del df y no era epidemia, todavía. Me disque informó y fui a formarme para tomar un taxi.
Malditos taxis careros, 180 pesos al centro de monterrey, pues bueno, ya ni modo, el taxista me dijo inmediatamente: ¿del df?, contesté que sí y me preparé para las preguntas sobre la influenza... Y ahí estaba yo tratando de verme normal, no parecer foco de infección, aguantando estornudos para no causar más pánico. Después de platicarme sobre el cerro de la silla, los lugares que podía conocer, decirme que tenían diversidad de discoteques, y que la discada era para una reunión de poco dinero mientras que el cabrito era para aquellos que tenían mucho dinero; por fin llegamos al centro. Raro, mucha tierra en las calles, varios mercaditos fayucas, y por fin la universidad donde trabaja anais. Obvio no llegué al lugar donde ella me había dicho, así que le pregunté a un policía en la entrada que si había más entradas, pregunta estúpida pensé... y me dijo que obvio que sí, que eran varias entradas, que a dónde intentaba ir, le dije pues al estacionamientote, jajajaja así me había dicho anaís, así que ya me dirigí hacia allá. Y la vi, anaís y cova caminando hacia mi. Pensé, sus pelos güeros, jajaja.
Y pues ya, después de un abrazo y un intercambio de chistes por la influenza, fuimos a comer a un restaurante zacatecano-michoacano o lo que fuera, de antojitos. Muy ricos, pedí una enchilada (roja rellena de queso), una flauta (de res) dos gorditas (una de rajas con queso, muy buena, y otra de picadillo, también como que sabe diferente el picadillo de allá) y finalmente un taco de tinga (de res, sabía buena). De ahí me encaminaron a un camión que cuesta la fabulosa cantidad de 7.50, que me llevaría cerca de la macroplaza.
Ya estando ahí fui al Museo de arte contemporaneo, también llamado MARCO, en donde había una exposición de esculturas de fierro, que no estaba mal pero tampoco era wow y otra de pixar, de la cual tenía mis dudas, por mamona, pero que la neta a excepción de la museografía y su incapacidad de buena traducción, estuvo muy buena. Me encantó todo el bocetaje, storyboards, texturización y digitalización y la forma en que van creando todo en su conjunto. Muy chido, me gustó mucho.
De ahí fui a recorrer la macroplaza, que la verdad no se me hace wow como muchos urbanistas y arquitectos dicen. Es una explanada, con dos que tres cosas interesantes, arquitectura de paisaje más o menos interesante, espacio público diferente. Pero yo no siento que haya como que unidad entre los elementos (chale, qué mamón sonó eso!) Y como diseño urbano, bueeeno, ni se diga. En fin, estuve ahí tomando fotos, porque eso sí, el sol daba un color extraño al cielo y a las cosas, un color que me gustó, entonces pues ahí me dio fotitis aguditis.
Luego llegó anais, vimos algunas cosas en nuestro camino de regreso y luego otro camión que nos llevó dando una vueltesota hasta un supermercado, grandote, estilo gringo. Compramos cosas para la cena, y de regreso a casa, las dos muriendo de calor.
Ahí empezamos a cocinar, una rica pasta con mariscos (ostiones ahumados (ya conseguí acá en el df), almejas, camarones), vinito, y de postre unas fresas a la naranja. Estuvo bien la cena, acompañadas de cova y una de sus maestras, hablando de muchas cosas, demasiada psicología en la mesa, raro para mi.
Después nos quedamos platicando cova, anais y yo, hasta más noche y a dormir, caí rendida y soñé con mi perrita.
Al día siguiente nos despertamos temprano, fuimos a la casa donde vivía anais antes, está muy chida esa casa, ahí conseguimos jaula para mamu y recibí un mensaje en que ya iba en camino de monclova a monterrey. Aprovechamos y pasamos por croquetas y luego a esperarla.
Por fin llegó, muy linda, iba un poco adormilada, y nerviosa, pero después de comer salió su verdadero yo, jajaja una locura andante... muy bonita, muy monstruosa.
Luego nos fuimos a comer, cabrito y carne asada, ah pero primero pedimos una orden de quesadillas de asado (cerdo con no sé qué pero riquísimas) servidas en un platón con unas botas. Muy rico el cabrito, diferente, no es la gran maravilla, estaba mucho más rica la arrachera, pero estuvo bueno.
Luego nos fuimos hacia la macroplaza, donde agarramos un bote en el paseo de santa lucía, un río que recorre gran parte de monterrey, lleno de fuentes sin sentido (bueno, los niños que se empapan ahí en temporada de calor, les encuentran sentido) y puentes que tampoco tienen mucho sentido. Total que así llegas al parque la fundidora. Está chido, es enorme, y pues era una fábrica antes, me gustó, me gustaron las fotos que tomé ahí. Intentamos entrar al horno 3, un museo interactivo y donde todavía tienen un horno que prenden cada hora... Pero la entrada 63 pesos, chale, como que no entiendo a los regios y sus cobros excesivos por todo! Así que no entramos, nos dedicamos a ver todo por fuera, yo a tomar muchas fotos y anais y cova a morirse de calor, jajaja.
Luego entramos a un museo con una exposición rara de luces, y luego una de arte objeto conceptual, que realmente estaba muy chafa. Después a otro museo donde había una exposición sobre lucha libre, no estaba tan peor apesar de ser de televisa.
Finalmente empezamos nuestro viaje de regreso, hacía más calor y queríamos chela. Fuimos al barrio viejo (que no me acuerdo cómo se llama) está chido, ya no lo recorrimos mucho porque yo quería ir con mamu a la casa y estábamos muy cansados como para caminar más. Así que nos tomamos una chelita y de regreso a casa de anais y cova.
Jugamos un rato con mamu (que en ese momento todavía no tenía nombre), y luego de enseñarsela por web cam a manolo, nos fuimos de vagos a un bar-restaurante-fábrica de cervezas, que se llama sierra madre, donde primero pedimos una como muestra de todas las chelas que tenían y luego una jarra de la que más nos gustó. Estuvo chido, estuvimos platicando agusto y lástima de la mesera, sino hubiera estado mucho mejor.
Luego a casa, platicar otro rato e intentar dormir, mi primer noche con mamu, dando demasiada guerra... dormí como 20 minutos en toda la noche.
Al día siguiente anais y yo fuimos a desayunar a un café tradicional, donde van puros viejitos, pedí machacado de huevo(¿?) estuvo rico, junto con un jugo y un panecito dulce.
Luego a casa, arreglar lo que me llevaría y preparar a mamu para su viaje.
Llegó el taxi, hizo caras de que llevaría una perrita abordo, se enojó y me dijo que me cobraría más, le dije que no tenía razón por la cual cobrarme más... que lo demandaría. Mientras mamu iba chillando, no le gusta estar encerrada.
Llegamos, documenté y me dijeron, mejor espérate 10 min antes de entrar a la sala para dárnosla y ahorita quédate con ella. Así fue, por suerte no dio lata, se quedó dormida 2 horas y media y listo, adentro del avión, me quedé muy preocupada y no pude dormir nada en el avión, además de que todo el mundo llevaba sus tapabocas, echaron un desinfectante en el avión y todos hablaban de la influenza.
Por fin el DF, y salí corriendo por mamu, salieron todas las maletas y hasta el final ella, su jaula venía volteada, pobrecilla, la intenté sacar de su jaula, no me dejaron. Luego el taxi hacia mi casa, me querían cobrar lo doble o que me fuera en una suburban (lo triple) por fin un taxista dijo, yo tengo perros, no me molesta. Y así concluímos el viaje. Llegamos a casa, descansamos unos minutos y luego a casa de Manolo, a que mamu conociera a más personas. Estuvo rica la comida, y mamu se portó bien.
En fin, viaje raro, regios raros, cobran por todo y no sé por qué me identifican en un dos por tres como chilanga. Ni modo.
Espero poder visitar a anais y cova de nuevo, aunque me gustaría más en otro lugar, jajaja.
nota: fotos después, porque ahorita no me deja ni ponerlas ni vincularlas, buuu

3 comments:

anais said...

jajaja, estoy en mi mega desayuno de cumpleaños muy divertida con tu post quejoso de monterrey, lo sabía, pero bueno que chido que pudiste venir.

Era el barrio antiguo y es machacado con huevo, no de huevo jajja, pero pues bueno, así este rancho agringado cementoso y caluroso, te faltó conocer todo jajaj solo viste el centro pero ya volverás.

Por más raro que se te haga a nosotros nos dió gusto recibirte.
Gracias de nuevo y besos y abrazos a mamú.

:)

Manolo said...

tss.. a la próxima sí voy

'ches regios, son raros

besos

Beetho said...

Chiaaa se ponen fresas! Los perritos son mucho mejores que muchas "personas". Que chido por ti y Mamu y por el taxista que te aceptó con todo y Mamu.