6.04.2008

si las lechugas pudieran cortar....

hoy amanecí un poco más nerviosa que los otros días, mi mente planea qué es lo que va a hacer al rato, ya sé que tengo que relajarme, pero no es tan fácil...
ayer en la tarde estaba comiendo una ensalada con lechuga y muchas otras cosas, y mientras la comía sentí que una de las hojas de la lechuga me cortaba los labios, NO MIENTO! estoy segura que lo estaba haciendo, eran cortes como de cuando te cortas con papel, que son bien delgaditos pero molestos y dolorosos... más tarde, cuando me lavaba los dientes vi mis labios, pequeños cortes en la parte interna del labio, el culpable, la lechuga!
resulta entonces que anoche soñé muy raro, era como una película, hasta escuchaba el sonido de la cinta moviéndose...
estaba en un juicio, estilo juicio gringo, pero los jueces traían un peluquín al estilo inglés pero de colores fosforescentes.
y la enjuiciada era yo, por haberle echado la culpa de un robo y homicido a una lechuga.
el abogado acusador (o como se diga) me empezaba a preguntar varias cosas:
-qué estaba haciendo a las dos de la tarde? había salido a algún lugar? cuál es su relación con la lechuga? según los testigos anteriores, usted procura comer lechuga pero no le gusta y siempre hace comentarios despectivos contra ella!
ana- pues a las dos de la tarde estaba estudiando, salí por unos minutos al banco, regresé y preparé mi comida, que sí incluía lechuga, la cual me cortó el labio. mi relación con la lechuga es buena, mientras no me corte el labio.... y no hago comentarios despectivos, simplemente no considero apropiado el término fresco como lechuga, ni tampoco decir que la lechuga es muy buen alimento, porque por algo lo comen las modelos tontas...
-entonces está usted culpando a la lechuga de haberle cortado el labio pero sin evidencias?
-pues las evidencias son mi labio no?
-pero eso no se relaciona con el homicidio ocurrido en sus departamentos a las dos de la tarde... conteste sí o no a lo siguiente. es verdad que usted tiene motivos para estar realmente molesta con una de sus vecinas, la que tiene la camioneta blanca?
-sí, pero no por eso la mataría
-ah, usted está emitiendo un juicio ético
-no no, yo sólo digo que no soy capaz de matar
-pero usted asesinó a la lechuga al comérsela, y luego la culpó de este tremendo hecho
-porque en los datos que se me dieron, me dijeron que la víctima estaba comiendo la misma lechuga que yo, que había adquirido en el supermercado el mismo día que yo... y si yo había sido atacada, tal vez ella no corrió con la misma suerte que yo
-interesante y completamente loca deducción... señorita nadie ha sido cortado o atacado por una lechuga en la historia de la humanidad, cómo es posible que diga semejante locura?! ahhh ya lo entiendo, usted quiere declararse mentalmente enferma para no ir a la carcel por homicidio!
-no señor, yo simplemente le estoy tratando de hacer entender lo que sucede con esas lechugas.
-no más preguntas su señoría, esto está más claro que el agua cristalina que baña las lechugas.
... el abogado defensor se acercó a mi... me preguntó si estaba lista y dije que sí... sacó una mampara con muchas fotografías de la escena del homicidio y prendió un proyector que contenía fotos de lechugas.
-señoría, jueces del estrado, he venido con evidencias que prueban que mi clienta NO estuvo en la escena del crimen y cómo las lechugas sí pudieron haber evolucionado hasta convertirse en entes vengativos y homicidas!
la gente en la sala soltó una risotada y yo me empecé a poner más nerviosa.
empezó a presentar la casa de la víctima, el plato de ensalada con una mancha roja en una hoja de lechuga, el hecho de que no se habían encontrado huellas mias en el lugar... de que ni siquiera sabía en qué departamento vivía la señora de la camioneta blanca.
después presentó varios tipos de lechugas y al final la que había consumido la víctima... -utilizando un microscopio se encontraron pequeñas espinas parecidas a dientes cerca del final de la lechuga, son microscópicas pero muy filosas, y una de estas no bien mordida o sin acompañamiento de otro alimento que aisle sus propiedades filosas, puede ir comiendo todo el conducto digestivo hasta matar al individuo.
la gente estaba sorprendida con tal descubrimiento, finalmente el abogado me preguntó algo.
-usted no tendría razones suficientes para matar a esa señora, ni razones coherentes que no la hicieran quedar como loca para culpar a una lechuga... pero con esta evidencia usted no tiene que quedar mal, es verdad lo que afirma, que la lechuga corta. sólo una pregunta: por qué aborrece tanto a las lechugas y por qué si le parecen así de molestas sueña con ellas?
-porque como diría anthony bourdain, las lechugas son como el plástico que se le pone para adornar un pastel, no tienen ningún chiste... y por qué sueño con lechugas, no sé, porque estoy loca???
el juicio se terminó, fui declarada inocente, y las lechugas encerradas en una bodega especial para alimentos peligrosos para el ser humano...
al final las lechugas reían estilo guasón y decían, cualquier lechuga evolucionará y se los comerá a todos!!!!
lo iba a poner en mi otro blog, pero creo que es merecedor de estar en el blog principal, por eso no tiene mayúsculas... saludos y suerte

13 comments:

Sr.X. said...

¿Eres fan de lewis carroll?

Paz.

Verónica said...

jajajajaja la evolución de las lechugas homicidas! así debería llamarse la película de tu sueño!! Definitivamente deberías escribir un libro con todas las cosas que te suceden! yo sería la primera en comprarlo, créeme! :)
Saludotes!
pd: Voy a escribir un post respondiendo a tu inquitud del clima en Ecuador, ya que muchas personas tiene la misma inquietud que tú!

Verónica said...

Post prometido publicado! espero que eso pueda responder tu pregunta.
Abrazos!!!

Roxana said...

Duuuuuuuuuude, que sueño tan psicodélico!!! Gran alcance el de la lechuga en tu subconciente.

deborahadaza said...

jajaja en serio soñaste todo eso? esta loquisimo y larguisimo no? ademas que miedo, mendigas lechugas!! suerte y ahora come con brocolì?? guacala, mejor ojala y las lechugas se alivianen, abrazos!!

the lines on my face said...

sr x: jajaja pues sí lo fui por algún tiempo, espero que te sientas mejor
verónica, jajajaja sí, como para libro, si lo compras entonces lo empiezo a escribir, jajaja
roxana: jajajaja muy extraño, saludines.
deborah: si si, en serio soñé eso, todo eso sale de mi loca cabecita en las noches extrañas, saludines, brócoli no, fuuuchi!

Linda said...

Y yo que pense que uno solo soniaba cosas asi, si la cena era pesadita...jajajajja

Si...cuando lo estaba leyendo pense que debia pertenecer a tu otro blog...

Un besote!

anais said...

jajaj no se qué te hace más loca

si las lechugas
o las mayúsculas

jajaja

ya no te pongas nerviosa
mejor
baila
:)

besos

Megara said...

no mames! desde ayer postée un comment y no aparece! jaja qué chafa!
bueno..decía que si estabas segura de que lo que comiste fueron lechugas..u otro tipo de planta psicotrópica? jajaja

besos

Manolo said...

Lo bueno que las lechugas recibieron su merecido, aunque habría algo de bueno ir a la carcel de verduras.. no te harían comer verduras, jejeje.
besos

Andrés said...

el ataque de las lechugas mutantes asesinas te convierten en una cabach pach

Yareli said...

heeeeey! youuu, hola jiji...al borde de la locura, solo 4 día más y yaaaa, chale ya hasta mi blog parece el lugar donde echo mis tareas y frustración personal, jajaja, besitos anita!

Javiere said...

JAJAJAJA No manches!!!!!!! JAJAJAJAJAJA

Que lechugas tan canijas! Además re ventajosas, quien pensaría que te harían algún daño??? Deberías ser detective jajajaja. eso de "mi relación con la lechuga es buena, mientras no me corte el labio.... y no hago comentarios despectivos, simplemente no considero apropiado el término fresco como lechuga" fue de lo mejoooooor!!!

Beso!