9.22.2009

alguna vez...

El calor no me molestaba este fin de semana, sí lo sentía, pero no era molesto, no se escuchaban las chicharras haciendo ruido, ya sabían que tarde o temprano llovería, no era necesario pedir agua de las nubes...
Ese día caminé descalza por el pasto, hace mucho que no lo hacía, se siente muy extraño, una sensación entre cosquillosa, picosa, húmeda, y la tierra, uy qué rica tierra... Todo por salir rápido al jardín, no recuerdo por qué exactamente... ah ya, una de las perritas de mi mamá destrozando una maceta...
Mientras tanto escribía, mi cerebro funcionaba en pedazos, fraccionando información, inventando conexiones, y platicando o conviviendo con mi mamá.
De pronto mi cuello giró hacia afuera, viendo cómo dos colibrís estaban tomando agua de su bebedero dulce, pero los dos se acercaban y alejaban más rápido... Las avispas no los dejaban tomar agua... Me quedé pensando por varios minutos, qué sentirán los pájaros por una picadura de huachichila (avispa roja común en zonas tropicales/calientes como Morelos)... recordé esa vez que jugando beisbol al esperar a que me lanzaran la bola, una huachichila se paró en mi brazo y vi cómo iba introduciendo poco a poco su aguijón, inmediatamente sentí caliente, como si me estuvieran quemando con algo... la avispa se movía, casi estoy segura que se reía, yo no le había hecho nada, pero tal vez mi dulzura de niña (jaja) la había atraído a mi brazo (seguro lo traía sucio y pegajoso por comer algo y no limpiarme bien)... Imaginé entonces ese dolor en el cuerpo de un colibrí, tan pequeño, las huachichilas casi son del tamaño de la cabeza de un colibrí, ¿será posible que los colibrís se defiendan a picotazos? o simplemente el veneno inunda su cuerpo hasta dejarlos paralizados y luego convertirse la comida para algún hormiguero... Hay ciertas cosas que es mejor no imaginar... La muerte de un colibrí por una picadura de avispa se me hizo algo demasiado retorcido, entonces empecé a imaginar que lo único que hacían avispas y colibrís era jugar a ver quién podía tomar más agua amielada, jajaja... muy tonta deducción... Sobretodo cuando unos segundos después vi cómo tres avispas perseguían a un colibrí más pequeño... lo bueno es que son super rápidas dije en voz alta...
Mi mamá me volteó a ver y me dijo que ya debía de descansar un poco, que cuando hablo sola le da miedo...
Para mi es normal, hablo mucho sola, aunque ahora parece que le hablo a Mamu...
En fin en fin, alguna vez...

3 comments:

dèbora hadaza said...

me gustan los colibrís, ya te extraañaba, donde andas?

Daniel Davidson said...

Sip, sus diminutos órganos empiezan a fallar, y como su corazoncito late tan rápido, circula a gran velocidad el veneno...
Esas pinches avispas me caen mal jajaja

Karla V said...

orales! nunca me ha picado una avispa pero sí una abeja y cómo duele!!! ahí entendí de verdad la expresión esa de que algo se te clava como un aguijón jajaja

los rumores son ciertos Analines, estoy esperando un bebé! :D trataré de retomar el blog ahora que haya más tiempo y ojalá que pronto haya chance de contarte.


abrazos y saludos más verdes que el pasto, hasta donde andes!!